Home » e-books » e-book: un docx adecuado para su conversión

e-book: un docx adecuado para su conversión

e-book: de docx a epub o mobi  

Supongamos que tenemos nuestro libro escrito en un documento Word (o LibreOffice/Writer) y queremos publicarlo en Amazon o en otra plataforma de e-books… Esto está al alcance de cualquiera pero si queremos que nuestro libro se visualice correctamente tanto en un ordenador personal como en una tablet o en un teléfono móvil debemos tomar algunas precauciones en el momento de la creación del documento original.

La maquetación en los libros es muy diversa. Un libro, desde el punto de vista de su maquetación, puede llegar a ser muy simple; es el caso de esos libros formados por texto en forma de prosa y con algún título de capítulo o algún subtítulo como mayor complejidad.

Pero a veces la vida no es tan fácil… lo normal es que los libros necesiten formatos especiales:

  • Tienen imágenes
  • Texto encolumnado
  • Texto en forma de tablas o cuadros
  • Índices
  • Variación de estilos
  • Tipos de letras no comunes
  • etc, etc.

Para lograr que un e-book se visualice correctamente en distintas plataformas y en diferentes tamaños de pantalla debemos conocer algunos trucos; aún así hay veces que tenemos que resignar algunos detalles estéticos que no se verán tal como desearíamos.

EPub: publicación electrónica

La mayor parte de los lectores electrónicos que encontramos en el mercado utilizan el formato EPub (que significa, publicación electrónica, Electronic Publication). Las grandes distribuidoras de libros electrónicos utilizan este formato de archivo, aunque no sea el único:  Apple iBooks Store, Google Play, Lulu, etc. Pero no nos podemos olvidar de Amazon que utiliza su formato propio: Kindle.

Lo interesante es que a partir de un archivo ePub podemos obtener nuestro libro en formato Kindle de modo simple. Por lo tanto, podemos crear nuestros libros en Word y, siguiendo unos pasos de conversión, llegar a ePub y Kindle sin perder calidad ni legibilidad. Es decir, sin esfuerzo, podemos llegar a casi todas las plataformas de venta de eBooks. 

Cómo llegar al formato ePub dependerá del formato de nuestro documento de origen, existen muchos programas de maquetación, como Word, InDesign, Scribus, Quark, etc. Nos centraremos en el programa más popular: Word, o, si se quiere, LibreOffice, que produce archivos compatibles.

Nuestro ayudante imprescindible será un programa gratuito y muy fiable: Calibre. Con él obtendremos un archivo ePub a partir de la lectura de un archivo docx; si aún tenemos un Word antiguo (2003 o anterior), nuestros archivos doc no nos servirán, entonces la mejor opción sería convertir el documento doc a docx con la ayuda de LibreOffice, que es gratuito.    

Preparar el original docx pensando en el e-book   

Algo que debemos tener presente: el documento Word impreso, a pesar de nuestros esfuerzos, seguramente tendrá algunas diferencias con el resultado que veamos finalmente en el e-book. Nuestro objetivo es que pese a que el libro se vea algo diferente, su lectura siga siendo agradable como en la versión impresa. 

Existen cosas obvias sobre la redacción de un texto que no trataré en este artículo porque las doy por sabidas, como ser: la puntuación correcta, la claridad en los párrafos, el cuidado en la no repetición de palabras, la revisión ortográfica, etc. Es decir, partimos de un documento original que cumpla los estándares básicos que se esperan de un libro impreso por una editorial.

En este artículo nos centramos en señalar ciertas cosas que habitualmente utilizamos en la maquetación de un libro, y que son plenamente correctas en un libro impreso, pero que, al ser aplicadas a un libro digital, generan serios problemas de visualización en los distintos dispositivos lectores.

Por lo tanto, si nuestro original docx está creado de una manera adecuada para la conversión en e-books obtendremos resultados satisfactorios. Lo ideal es partir de un documento sin formato; si el documento ya tuviese fomatos preexistentes quizá lo mejor sea eliminarlos todos los formatos  y luego aplicar sólo aquellos estilos que se hayan predefinido. Hay ciertas cosas que debemos respetar para evitar problemas en la conversión:

  1. Las imágenes deben tener una resolución excelente, en lo posible 300 ppp, y se deben insertar en el documento con insertar/imagen (no usar copiar y pegar).
  2. Las imágenes deben ser de formato JPG o PNG, ya que éstos son los formatos que aceptarán todos los lectores; no se puede estar seguro con los otros formatos, salvo que trabajemos para una plataforma determinada y que sepamos que acepta un formato determinado pero, entonces perderíamos la posibilidad de ser más universales.
  3. En lo posible debemos evitar las tablas y las columnas; los lectores electrónicos saben gestionar textos fluidos (con acomodación automática al ancho de los renglones y al zoom) y las tablas son el peor enemigo de los textos fluidos.  Si tenemos que mostrar tablas, éstas habrá que convertirlas en imágenes en el documento Word. Es decir, se crea normalmente la tabla, después se captura la región de la pantalla y se crea una imagen que se inserta en el lugar de la tabla. De esta manera, la tabla se visualizará como imagen y no será tratada como texto.
  4. No utilizar tabuladores, ni viñetas automáticas, resolver esto con definición de estilos.
  5. No insertar líneas en blanco con Enter.
  6. Los hipervínculos marcarlos con Insertar/Hipervínculo.
  7. Evitar el uso de palabras subrayadas ya que visualmente se confunden con hipervínculos.
  8. Utilizar estilos de manera coherente: estilos para los párrafos normales y marcar los distintos niveles de título, siguiendo la jerarquía, para poder crear después el índice de contenido.
  9. El índice de contenido lo podemos crear desde el procesador de textos o dejar que sea Calibre el que lo cree posteriormente de modo automático. En los libros de no ficción se espera que el índice de contenido aparezca después de la página de copyright, es decir, antes del primer capítulo o de la introducción, según sea el caso.

En los libros digitales es fundamental la inclusión de índices de contenidos para favorecer la navegación. 

Nota: En Amazon KDP la portada del libro se sube como archivo separado del libro, por lo que, en ese caso, no debe formar parte del libro.

Si ya tenemos un docx revisado siguiendo estas recomendaciones podemos pasar a la fase de conversión (de docx a epub o mobi).  

Deja un comentario